Scouts, mucho más que un movimiento

Scouts, mucho más que un movimiento

La fundación por parte de Robert Baden-Powell en 1907 del movimiento Scout, tuvo sus bases en el objetivo de promover entre los niños y los jóvenes que lo integran  la formación integral desde el punto de vista educativo, buscando a través de este medio la construcción de un liderazgo que ayude a mejorar el mundo.

Teniendo estas premisas como objetivo de vida, este movimiento cuya base también está cimentada en el escultismo, genera entre sus integrantes un proceso de igualdad, compañerismo, solidaridad, respeto y valores,  pilares esenciales precisamente en la consecución de la meta de creación de idea centenaria.  

Su penetración y aceptación ha sido tal desde ese 22 de febrero de 1907, que ahora el movimiento scout mundial, está presente en al menos 180 naciones, lo cual indica que alrededor de 40 millones de niños y jóvenes de diferentes religiones, culturas y lenguas trabajan desde sus lugares con el mismo propósito, procurar un mundo mejor.

No solo son niños jugando

La personas por no tener conocimiento de la doctrina y el pensamiento del movimiento scouts, considera que esto es sólo un grupo de niños y jóvenes que se reúnen de cuando en cuando para hacer juegos grupales, aprender a hacer nudos y cantar, para así divertirse durante horas y hacer pasar el tiempo.

Esta apreciación es completamente equivocada, el movimiento del escultismo mundial tiene a demás de la materia prima, es decir niños y jóvenes, un grupo de adultos quienes trabajan de manera voluntaria y contribuyen en la ardua tarea de fortalecer los principios   y valores que han mantenido a los scouts por tanto tiempo.

Este movimiento tiene dentro de sí una estructura organizativa, la cual tiene al mismo tiempo  varias divisiones, comenzando con los castores o lobatos, que son los chicos más pequeños, allí  se aplican a través del juego una serie de enseñanzas vinculadas con la integración social y el compartir entre iguales.

En los más grandecitos, los adolescentes, está la Tropa, el génesis del escultismo, allí entran en juego la disciplina, la obediencia, el orden y el respeto, pues se conforman patrullas a las cuales les dan nombre de animales y se orientan bajo el mando de un líder, llamado jefe de patrulla o guía.    

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies